Historia

  • La Autoridad de Carreteras (AC) se inicia como corporación pública en 1965, bajo la Ley Número 74, del 23 de junio de 1965, la cual entra en vigor el 1 de julio de ese año y se enmendó mediante la Ley Número 112, del 21 de junio de 1968. Los poderes los ejerce una Junta de Gobierno compuesta por el Secretario de Obras Públicas, su presidente, los secretarios de Hacienda y de Agricultura, el Presidente de la Junta de Planificación y un alcalde designado por el Gobernador de Puerto Rico con el consejo y consentimiento del Senado.
  • La agencia se crea con el propósito de continuar la obra de gobierno de dar al pueblo las mejores carreteras, facilitar el movimiento de vehículos, aliviar en todo lo posible los peligros e inconvenientes que trae la congestión en las carreteras del Estado Libre Asociado y para afrontar la creciente demanda por mayores y mejores instalaciones de tránsito que el crecimiento de la economía conlleva. Hasta ese año, la función de construir carreteras estuvo bajo la responsabilidad del Departamento de Obras Públicas.
  • La ley autoriza a la Autoridad a construir y adquirir carreteras, autopistas, puentes, túneles y estructuras para estacionamientos, entre otras instalaciones necesarias para el tránsito vehicular. También, a emitir bonos, de tiempo en tiempo, y vender sus propios bonos y tenerlos en circulación para cualesquiera de sus fines corporativos; el cobro de peaje y otros cargos para el pago de esos bonos y sus intereses, así como el costo de mantenimiento, reparación y operación de tales instalaciones.
  • En su creación, se establece que los ingresos de la Autoridad provendrán de un impuesto a la gasolina, aportaciones locales y federales, emisiones de bonos y préstamos a corto plazo.
  • En su segundo año de vida, se desarrolló el primer proyecto creado, diseñado y comenzado a construirse por los propios técnicos de la agencia: el puente sobre el Río Grande de Manatí, en la carretera PR-2, de .84 kilómetro y un costo de $1.3 millón, que se completó en 1968. También, se comenzaron los primeros dos tramos del expreso Las Américas, en San Juan, y se estableció la Junta de Subastas de la Autoridad, cuya primera propuesta recibida correspondió al proyecto de construcción de una carretera en el barrio Guadiana Alto de Naranjito. En ese año se subastaron un total de 71 proyectos, por un monto de $11 millones.
  • Originalmente, la AC estableció un programa de carreteras por un periodo de 10 años; luego, en 1968, estableció un programa de prioridades para cinco años fiscales, concepto que sigue vigente.
  • En octubre de 1968 se comenzó la construcción de la primera autopista de peaje: la Autopista Las Américas, PR-52, de San Juan a Ponce. La Ley Número 118, del 9 de diciembre de 1993, denominó esta vía como Autopista Luis A. Ferré. En enero de 1969 se inicia la Autopista De Diego, de San Juan a Hatillo y en abril de 1988 la Autopista PR-53, de Fajardo a Salinas.
  • En marzo de 1969 se estableció el cobro de peaje para acelerar la construcción de las autopistas Las Américas (ahora Luis A. Ferré), de San Juan a Ponce, y De Diego, de San Juan a Arecibo. Su implantación trajo consigo la creación de la Oficina de Administración y Operación de Autopistas de la AC, con el propósito de planificar, organizar y supervisar todos los asuntos relacionados con las instalaciones de peaje. También se estableció la Oficina de Construcción de Autopistas - de carácter temporal que duró hasta el 1975 - para administrar y supervisar los contratos de construcción de la autopista PR-52, específicamente.
  • En el 1971, mediante el Plan de Reorganización Número 6, la AC quedó adscrita al Departamento de Transportación y Obras Públicas, confiriéndose sus poderes y deberes al Secretario y suprimiéndose la Junta de Gobierno. En ese año se integra al sector del transporte colectivo mediante la implantación del exitoso proyecto de carriles exclusivos en las principales avenidas de San Juan para las guaguas de la Autoridad Metropolitana de Autobuses, para correr en dirección contraria al tránsito regular.
  • La Ley Número 4, del 24 de agosto de 1990, sitúa a Puerto Rico a la vanguardia en la incorporación de nuevas fuentes de financiamiento para el desarrollo de obras públicas, al autorizar a la Autoridad a efectuar contratos con entidades privadas para la construcción, operación y mantenimiento de carreteras, puentes, avenidas, autopistas y otras instalaciones de tránsito. Bajo el amparo de esa legislación, se construyó el primer proyecto de privatización de carretera en la isla y en todos los Estados Unidos: el puente Teodoro Moscoso sobre la Laguna San José, completado en febrero de 1994, con una inversión de $126.8 millones.
  • La Ley Número 1, del 6 de marzo de 1991, le otorga un nuevo nombre: Autoridad de Carreteras y Transportación, para convertirse en el principal promotor y administrador de la política pública sobre transportación colectiva en el país establecida por el Secretario del DTOP. También, queda facultada para contratar la prestación de servicios de transporte.
  • En 1997 se inició la implantación del sistema multimodal, con la construcción del sistema en rieles Tren Urbano, que servirá como el medio central de diversos componentes del transporte colectivo, armonizando con el plan de revitalización de los centros urbanos y el control del desparramamiento urbano.
  • La Ley Núm. 207 del 25 de agosto de 2000 le confiere a la Autoridad el poder de intervenir directamente en el desarrollo de zonas de influencia alrededor de las estaciones del tren o de un distrito especial de desarrollo